fbpx
Psicología Presencial y a distancia Madrid

La comunicación en Gestalt, tiene que ver con las siguientes reglas:

  • Hablar en primera persona y en presente

Cuando se habla de forma general es una forma de no hablar de uno mismo, de no asumir la responsabilidad. Por ejemplo: “la gente en estos casos lo pasa mal”, en lugar de “yo lo estoy pasando mal”; o, “es agotador para todo el mundo”, en vez de “yo estoy agotado”. Cuando lo dices desde ti mismo, haces más consciente tu sentir sobre la situación presente o pasada.

  • Responsabilizarte de lo que dices

Tener en cuenta qué es lo que decimos y cómo lo decimos puede no gustarle al otro y esto, genera una respuesta en él. Por lo tanto, lo sano es hacernos cargo de nuestra parte, de lo que nos corresponde. Por ejemplo, el médico que no tiene tacto a la hora de decir malas noticias y la comunicación del diagnóstico la hace de forma fría e insensible, sin tener en cuenta el impacto que puede suponer para el paciente y la familia.

  • Sustituir “pero” por “y”

Se trata de integrar todas las partes de lo que se dice. “Estoy asustada pero voy a luchar”, cambiarlo por “estoy asustada y voy a luchar”.

  • “Cómo” en vez de “por qué”

La búsqueda de una única razón o motivo por lo que sucedió. En el caso del “por qué” no nos traerá un entendimiento, en cambio con el “cómo” podrás ver lo que ha ocurrido y ocurre para llegar al lugar donde has llegado; es decir, entender el proceso que te ha llevado hasta la situación.

La escucha gestáltica es una actitud de presencia. Es una escucha en contacto con nuestro ser donde no hay juicio, donde lo que surja está bien, es como tiene que ser: ni bueno, ni malo; ni mejor, ni peor; simplemente sucede y es. Si somos profesionales de la terapia, este tipo de escucha nos ayudara a acompañar a la otra persona a sentirse libre y estar en el presente, algo que le dará mucha tranquilidad.

Por lo tanto, la escucha no se refiere a oír simplemente sino, a estar con todos los sentidos abiertos; es la escucha tanto hacia adentro como hacia afuera.

En palabras de Peñarrubia (2010), “la escucha interna no es sino la capacidad del escuchador de mirarse hacia adentro, de tomar conciencia de sí y atender a los procesos que se le despiertan”. (p. 99)

La escucha gestáltica es una forma de usar lo que nos ocurre por dentro para llegar a una mayor compresión de lo que ocurre fuera.

En cuanto a la escucha externa, según Peñarrubia (2010), “supone un afinamiento sensorial: mantener abiertos todos los sentidos para una mejor captación del otro. Se trata no solo de escuchar lo que dice el otro sino también de cómo lo dice”. (p. 100)

Hay dos tipos de escucha, la verbal y la no verbal. La escucha verbal tiene que ver con las palabras que decimos. La información no verbal, aquella que muestra el lenguaje no verbal (gestos, expresiones de la cara, posición del cuerpo, etc.), nos dará más información que el contenido.

Por ejemplo, cuando hay una incongruencia entre lo verbal y lo no verbal. La persona que dice: “yo estoy muy bien, no me pasa nada, no hace falta que me lleves al médico” y sin embargo su cuerpo muestra lo contrario: ha perdido mucho peso, está deprimida y tiene mal aspecto. Nos está dando otro tipo de información. En el caso de persona que dice: “yo puedo con todo, no necesito ayuda”, y en cambio no duerme bien, está cansado, etc., también nos da otra información diferente.

Bibliografía

Peñarrubia F, (2009). Terapia Gestalt, La vía del vacío fértil. Alianza. Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Acepto la política de privacidad *

Menú